Cuidar a las personas que sufren demencia

La demencia es un trastorno mental en el que una persona sufre gradualmente la pérdida de sus funciones mentales como consecuencia de ciertas enfermedades cerebrales. Casi 50 millones de personas padecen demencia en todo el mundo, mientras que las organizaciones sanitarias afirman que la sigla se triplicará en 2050. El tipo de demencia más popular en el mundo es el Alzheimer. En Medellín, más del 60% de las personas (más de 5 millones y medio) son víctimas de la demencia por Alzheimer. Otros tipos de demencia más comunes son la demencia vascular y la demencia por cuerpos de Lewy.

En todos los casos y tipos, el resultado final suele ser similar, como la pérdida de memoria, de pleito y de razonamiento. Asimismo provoca ansiedad, ira, cambios de comportamiento, tristeza y pérdida de músculo y peso. Donado que la pérdida de memoria y la brío resultante es un indicio popular, el cuidado de las personas que sufren demencia suele ser una tarea muy difícil.

Aunque una pequeña proporción de jóvenes todavía sufre demencia, la mayoría de las personas se ven afectadas al envejecer. De hecho, el número de personas que sufren demencia se duplica cada 5 abriles de antigüedad.

Entender la demencia

Para proporcionar una mejor atención a los pacientes con demencia, es necesario entender la enfermedad que ayuda a contrarrestar los cambios graduales en el comportamiento de los pacientes. Incluso cuando no existe una cura flagrante de las condiciones de demencia como el Alzheimer, se han reportado casos en los que el buen cuidado y la ayuda de las familias retrasaron significativamente las condiciones más severas de la demencia.

Una vez diagnosticada la demencia, ésta sigue una trayectoria descendente que suele constar de tres pasos.

  • Demencia leve

    En la etapa auténtico, que todavía se conoce como demencia leve, las personas empiezan a mostrar dificultades para cultivarse cosas nuevas, rememorar nombres y a menudo no pueden realizar tareas más complejas como manejar un teléfono inteligente o conducir. Asimismo empiezan a constatar tristeza, estrés, ansiedad y pérdida de interés en actividades saludables y de entretenimiento.

  • Demencia moderada

    La segunda etapa es la demencia moderada en la que los sentidos se ven afectados. La persona afectada sufre pérdida de la función física, pérdida de pleito y una pérdida de memoria más solemne. En esta etapa, la persona todavía pierde el interés por una dieta adecuada, comienza a deambular y a menudo utiliza un habla inapropiado y frases sin sentido. En este momento, comienzan los retos para los cuidadores, ya que tienen que modificar más tiempo y energía.

  • Demencia severa

    En la tercera y última etapa, la persona sufre una pérdida total de memoria, dificultad para ingerir y no controla el tazón ni la vejiga. La movilidad todavía se ve limitada. En esta etapa, se requieren cuidados las 24 horas del día, por lo que muchas personas buscan cuidadores profesionales que les ayuden a hacer frente a las crecientes deposición de los pacientes. En este momento, la mayoría de los pacientes todavía dejan de indagar a sus familiares, lo que facilita la preparación de cuidadores profesionales.

Cuidado de los pacientes con demencia

Cuando cuidar a personas que sufren demencia leve es hacedero, el efectivo lucha comienza con las etapas de demencia moderada a severa. En este momento, los cuidadores pueden tener que reñir con el comportamiento agresivo y, en algunos casos, violento de los pacientes, que es el resultado de la creciente confusión, el miedo, la tristeza y la ansiedad.

Formación de los fundamentos de la prestación de cuidados

A continuación se enumeran algunos aspectos básicos del cuidado de los pacientes con demencia.

No a la brío: Lo primero que deben cultivarse y comprender los cuidadores es que todo lo que hacen los pacientes con demencia no lo hacen premeditadamente. Reaccionar con ira o brío sólo puede dar circunstancia a un comportamiento más violento de los pacientes en el futuro.

Sin argumentos: No tiene sentido explicar las cosas a los pacientes, especialmente en la última etapa. En palabras sencillas, nadie puede razonar con los pacientes con demencia y hacerles entender, ya que han perdido su capacidad de enseñanza y de pleito. De hecho, tratar de razonar con los pacientes puede resultar en añadir confusión y desencadenar la acometida.

Lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer cuando se prostitución de un comportamiento agresivo

En muchos casos, una simple negativa a realizar una tarea rutinaria se convierte en un discurso o acciones violentas. Al tratar estas situaciones, hay que entender que la violencia cometida por el paciente no es premeditadamente.

No lo hagas: Donado que la brío de los pacientes suele estar causada por el miedo, reponer de forma brusca sólo puede empeorar su estado. No fuerces la cuestión que incomoda al paciente ni entres en una discusión. Hasta que no te quede otra opción, el uso de la fuerza puede empeorar la situación.

Dos: En su circunstancia, asegúrate de apañarse la causa del miedo y prostitución de proporcionarles la zona de confort que suele mantenerlos tranquilos. Comunícate de forma tranquilizadora pero calmada desviando su atención alrededor de otra cosa.

Qué hacer y qué no hacer en presencia de preguntas confusas

Los pacientes con demencia a menudo se confunden sobre el tiempo y el circunstancia. A menudo quieren estar en un circunstancia o momento en el que tenían más control o se sentían más seguros en su vida.

No lo hagas: Las respuestas largas, las razones y las explicaciones no van a ayudar. Por el contrario, añadirán confusión y más preguntas. En algunos casos, las largas razones y los argumentos desencadenan un comportamiento violento en los pacientes.

Dos: Dar respuestas sencillas en tono tranquilizador y de ayuda. Utiliza fotos y otros recordatorios en la casa. Si las preguntas son insistentes, es mejor redirigir su atención a otra cosa en circunstancia de intentar reponer a las preguntas una y otra vez.

Lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer cuando se prostitución de un mal pleito

Los familiares pueden tener que enfrentarse a acusaciones de los pacientes o a acciones que son resultado de problemas cognitivos y errores de pensamiento. El Alzheimer puede hacer que las personas tengan creencias falsas, delirios y desatiendo de pleito.

No lo hagas: No importa lo feo que parezca, nunca cuestione la incriminación o la capacidad del paciente para manejar una situación particular. Dejarle creer que tiene el control puede ayudar, de lo contrario la confusión puede resultar en acometida o ira.

Dos: Ayuda a los pacientes a suministrar sus cosas organizadas. Aunque parezca difícil, acepta la incriminación y hazle creer que tiene razón y control.

Consejos que pueden ayudar

Algunas tareas sencillas y pequeños ajustes en su vida diaria pueden proveer mucho la vida del cuidador. A continuación se enumeran algunos consejos enseres.

  • Cooperación graduada para fomentar la independencia. Se han descrito casos en los que los pacientes con demencia mantuvieron su independencia pragmático durante un grande periodo de tiempo cuando se fomenta la independencia. La técnica «Cooperación Graduada» se utiliza para ayudar a los pacientes a realizar su trabajo sin proporcionarles una ayuda extensa. En su circunstancia, se utilizan instrucciones verbales, demostraciones físicas y otros medios manteniendo la pequeño cantidad de presencia física.
  • Haga que su rutina diaria sea más fluida. Simplifique las cosas para los pacientes con demencia manteniendo una rutina sencilla de seguir en su casa. Una rutina diaria sencilla puede ayudar a los pacientes con demencia a adaptarse rápidamente proporcionándoles independencia para trabajar solos.
  • Comunicación simple y directa. El uso de frases sencillas, el tono tranquilizador y los gestos cariñosos pueden simplificar las cosas para usted y los pacientes.
  • Amurallar las distracciones. Asegúrese de que el paciente no se distrae mientras come o realiza tareas rutinarias. Proporcione un entorno tranquilo y silencioso que pueda ayudar al paciente a concentrarse en la comida o en otras tareas similares. Limite el número de baños, ya que la actividad física requerida para la ducha puede hacer que algunos pacientes se sientan agresivos o incómodos.
  • Respaldar las actividades familiares. Planifique con los pacientes actividades rutinarias cómodas que atraigan su interés. Involucrar a los pacientes en actividades saludables puede ayudar a retrasar la tendencia de comportamiento descendente. No hay que forzar ninguna actividad en la que el paciente no esté interesado.
  • Siga una hora de copular consistente. Asegúrese de suministrar la hora de copular consistente para desarrollar el temporalizador interno que funciona por sí mismo. Proporcione un entorno tranquilo y sin ruidos.

Ayuda de los cuidadores profesionales

En muchos casos, los familiares que cuidan de pacientes con demencia suelen abrir a sufrir ansiedad, estrés y una depresión creciente. Como los cuidadores tienen que inmolar sus interacciones sociales, destinar más tiempo y esfuerzo y ver a sus seres queridos en mal estado mental, desarrollan sus propios problemas mentales, como la depresión.

Por ello, es muy importante contar con la ayuda de cuidadores profesionales, ya que no sólo cuidan aceptablemente de los pacientes, sino que todavía realizan sesiones con los familiares que les ayudan a comprender sus sentimientos. Con el asesoramiento de un profesional, los familiares pueden desarrollar estrategias para hacer frente al creciente estrés mientras cuidan mejor a sus seres queridos.

Medellín geriátrico te ayudará a identificar el hogar geriátrico en Medellín necesario para tu ser querido. escribenos para ayudarte por whatsApp: 3043402019 (clic Aquí) Estamos ubicados en Medellín Colombia

Tags:

6 Responses

    • La demencia es una condición compleja que va más allá de una simple etiqueta. Es importante educarnos y comprenderla en profundidad para brindar un apoyo adecuado a quienes la padecen. No simplifiquemos algo tan serio con simples etiquetas.

    • Claro que es posible entender la demencia en todas sus etapas. Con la educación adecuada, empatía y apoyo, podemos comprender mejor cómo afecta a las personas y cómo podemos ayudar. No es fácil, pero es posible. ¡No te rindas!

    • Comprender la demencia plenamente puede ser un desafío, pero con educación, empatía y paciencia, podemos acercarnos a comprenderla mejor. No hay que subestimar la capacidad de empatía y comprensión que podemos desarrollar hacia quienes sufren esta enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?