Saber cuándo es el momento de pedir ayuda a domicilio

Tanto si una persona es mayor como discapacitada, puede ser difícil saber cuándo hay que pedir ayuda. Socialmente, se nos enseña que pedir ayuda es un signo de debilidad y un motivo de vergüenza. Por desgracia, nada más lejos de la realidad. Si uno de sus amigos o seres queridos tiene dificultades debido a la edad o a la discapacidad, ciertos signos reveladores pueden ayudar a indicar cuándo es el momento de contratar ayuda a domicilio.

Señales generales de que ha llegado el momento de pedir ayuda

Cuando un amigo o un ser querido anciano en Medellín o discapacitado necesita ayuda, los signos pueden manifestarse de diversas maneras. Algunos signos son claramente problemas de gran envergadura que serán obvios para amigos y familiares, independientemente de la distancia o la relación. Esté atento a lo siguiente:

Problemas cercanos o nuevas dificultades

Si tu anciano en Medellín o discapacitado ha estado viviendo solo, es probable que haya sido relativamente autosuficiente durante algún tiempo. Sin embargo, si su ser querido ha empezado recientemente a tener nuevas dificultades o a sufrir situaciones cercanas, como caídas, sustos médicos o incluso accidentes de tráfico, es probable que haya llegado el momento de pedir ayuda.

Cuando una persona mayor o discapacitada vive sola, es más probable que estos sustos se repitan y, cuando lo hacen, es conveniente contratar a un cuidador de confianza para asegurarse de que haya alguien que responda a las caídas u otros accidentes. Es importante buscar ayuda en los hogares geriátricos en Medellín.

Enfermedades crónicas o empeoramiento de la salud en Medellín

Los problemas progresivos, como la demencia, la insuficiencia cardíaca congestiva y la EPOC, pueden provocar un marcado y rápido deterioro de un ser querido. Por lo general, la presencia de estos problemas significa que ha llegado el momento de pedir ayuda a un cuidador cualificado o de trasladar a la persona a un centro de asistencia.

Dificultad para recuperarse

En las personas mayores o discapacitadas, las enfermedades comunes como los resfriados o la gripe pueden producir graves problemas de salud en Medellín. Si un ser querido mayor o discapacitado ha padecido recientemente una enfermedad común pero tiene dificultades para recuperarse, considere la posibilidad de pedir ayuda. Esto es especialmente cierto si su ser querido no pudo o no quiso obtener la ayuda que necesitaba durante el tiempo que duró la enfermedad, lo que provocó que ésta se agravara.

Dificultad con las actividades de la vida diaria

Las actividades de la vida diaria (AVD) y las actividades instrumentales de la vida diaria (AIVD) son las habilidades que un adulto necesita para vivir de forma independiente, sin el cuidado de un familiar o cuidador. Estas habilidades incluyen vestirse solo, cocinar, conducir, ir de compras, usar el baño, bañarse, lavar la ropa, tomar medicamentos y limpiar.

Desgraciadamente, la edad o la discapacidad suelen privar a las personas de estas habilidades y hacen que cada vez les resulte más difícil vivir solas. Afortunadamente, si un ser querido tiene dificultades con las AVD o las AIVD, la ayuda a domicilio puede devolverle la independencia y ayudarle a vivir mejor.

Señales sociales de que ha llegado el momento de pedir ayuda

A menudo, cuando una persona mayor o discapacitada está empezando a decaer, se hará evidente a través de sus interacciones sociales, o la falta de ellas. Para determinar si su amigo o ser querido necesita ayuda, esté atento a estas importantes señales de declive social:

Falta de amistades

La edad y la discapacidad facilitan la reclusión, y una persona que ya no tiene compañeros íntimos ni persigue las amistades puede muy bien estar decayendo. Por lo general, la falta de amistades activas es un signo de síntomas depresivos y puede indicar que ha llegado el momento de conseguir ayuda a domicilio o un cambio de aires para tu amigo o ser querido.

Rechazo a salir de casa

Cuando una persona mayor o discapacitada tiene miedo a conducir y no está dispuesta a coger el transporte público sola, a menudo empieza a pasar días y días sin salir de casa. A menudo, estas personas se benefician de la contratación de ayuda a domicilio, que puede ayudarles a recuperar su movilidad y a reanudar las salidas regulares.

Sin actividades ni intereses

Si tu amigo o ser querido ha abandonado sus actividades e intereses, es el momento de pedir ayuda. El aislamiento suele estar relacionado con los síntomas depresivos y actuar con rapidez es la mejor manera de evitar que tu ser querido se deprima y aísle aún más.

Señales físicas de que es hora de pedir ayuda

Una persona mayor o discapacitada que está decayendo mostrará signos físicos evidentes que indican que se necesita ayuda a domicilio. Cualquiera de los siguientes signos justifica una llamada de asistencia:

Pérdida de peso

Si su amigo o ser querido se siente más delgado o parece que está nadando en su ropa, es muy probable que algo esté mal. Las afecciones físicas, que van desde los tumores hasta la depresión, pueden causar pérdida de peso, al igual que el deterioro de las habilidades motoras, que puede dar lugar a la pérdida de la capacidad de cocinar o de comprar.

Además, algunas personas mayores o discapacitadas pueden olvidar cómo cocinar o comer. En estos casos, es prudente asegurarse de que hay comida en la casa y dedicar un tiempo a observar cómo la persona se prepara una comida por sí misma. En cualquier caso, la pérdida drástica de peso es una razón válida para llamar a un cuidador a domicilio.

Aumento de peso

Al igual que la pérdida de peso, el aumento de peso repentino y drástico puede indicar problemas de salud en Medellín graves como la diabetes. Además, el aumento de peso puede indicar que una persona tiene problemas económicos y que subsiste con alimentos baratos y procesados en lugar de alimentos saludables. Vigila la preparación de las comidas y pide ayuda si notas que la persona se olvida de haber comido o se da un atracón durante todo el día.

Fragilidad

Si notas que tu amigo o ser querido tiene dificultades para realizar tareas sencillas como quitarse los zapatos, abrir los cajones, barrer o levantarse de una silla, es hora de pedir ayuda. A medida que las personas envejecen, suelen volverse más frágiles, lo que puede provocar dificultades para realizar las actividades cotidianas.

Aspecto desaliñado

Por lo general, es posible saber mucho de la apariencia de una persona. Si notas que tu ser querido, normalmente bien cuidado, lleva la ropa manchada, descuidada o rota, o que el pelo y el maquillaje son notablemente diferentes o están desarreglados, considera pedir ayuda. Estos signos suelen indicar que la persona ha perdido fuerza, destreza o memoria y son una razón válida para pedir ayuda a domicilio. Las personas mayores o discapacitadas suelen necesitar ayuda para vestirse, afeitarse y arreglarse el pelo, y un cuidador a domicilio puede ayudarles a satisfacer esas necesidades.

El caso de la ayuda a domicilio

Darse cuenta de que un amigo o un ser querido necesita ayuda nunca es una experiencia fácil. Ver a una persona decaer es difícil y se agrava por el hecho de que a menudo necesita ayuda que nosotros simplemente somos incapaces de darle. En estos casos, lo más importante que puedes hacer es notar las señales que indican deficiencias físicas o mentales y encargarte de conseguir ayuda para tu amigo o ser querido.

A menudo, las personas mayores o discapacitadas se avergüenzan de pedir ayuda y lo ven como una señal de que se están volviendo infantiles o incapaces. Asegura a la persona que eso no es cierto, que no hay nada de qué avergonzarse y que la ayuda adicional puede ayudarla a preservar la calidad de su vida en lugar de restarla. Aunque puede ser difícil, pedir ayuda nunca es algo de lo que haya que avergonzarse y los cuidados a domicilio a menudo pueden preservar, ampliar y aumentar la calidad de vida de una persona durante muchos años.

Medellín Geriátrico te assitirá a buscar el hogar geriátrico en Medellín idoneo para tu ser querido. escribenos para ayudarte por whatsApp: 3043402019 (clic Aquí) Estamos ubicados en Medellín Colombia

Tags:

8 Responses

    • ¡No necesitas contratar ayuda para relajarte y disfrutar la vida! Aprende a cuidarte a ti mismo, busca actividades que te hagan feliz y dedica tiempo a tus pasiones. La verdadera felicidad viene de dentro, no de contratar a alguien para que te la proporcione. ¡Tú puedes hacerlo por ti mismo!

    • ¡No hay nada de malo en pedir ayuda en casa! Todos merecemos un descanso y apoyo. Delegar tareas no es un as bajo la manga, es ser inteligente y valorar tu bienestar. ¡No te sientas culpable por buscar ayuda cuando la necesitas! ¡Todos merecemos un respiro! 🙌🏼

    • ¡No te preocupes tanto! A veces es mejor confiar en nuestra intuición y saber cuándo es realmente necesario pedir ayuda. No te adelantes a los problemas, confía en tu capacidad para resolverlos por ti mismo. ¡Ánimo!

    • No todos tienen la posibilidad de contratar ayuda en casa. A veces es cuestión de organización y distribución de responsabilidades. Todos pueden colaborar para reducir el estrés, no solo delegando tareas. ¡Ánimo, juntos podemos lograrlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?